Paulo Freire, pedagogía de la autonomía:

una lectura desde el

MovimientoPedagógico Colombiano

 

 

21022022 art. 5El Movimiento Pedagógico: un encuentro de los maestros con la pedagogía

 

El propósito de la exposición está enfocado a presentar la manera como el Movimiento Pedagógico Colombiano ha venido resistiendo contra la despedagogización del magisterio y luchando por su dignidad desde la pedagogía critica. (Revista Educación y CulturaFECODE-CEID.) Y hacer un reconocimiento al aporte de Paulo Freire tanto en sus orígenes como en su desarrollo. Presentaremos las ideas centrales de su libro “Pedagogía de la Autonomía” para mostrar la potencia de su pensamiento emancipador como referente en estos tiempos de crisis neoliberal.

 

 

 

 

Los orígenes

 

 

Desde los años 80 se ha venido levantando un Movimiento Pedagógico que defiende la educación pública como derecho, que exige presupuesto adecuado para la educación, que lucha por el reconocimiento del maestro y de la maestra como trabajadores de la cultura y por el saber pedagógico como el referente que le da identidad profesional y que se fundamenta en las Pedagogías críticas y en las experiencias de emancipación latinoamericanas, para enfrentar las políticas de cada gobierno en educación y para fortalecer sus saberes y sus prácticas por la conformación de una red de experiencias pedagógicas alternativas (EPA) hasta construir desde abajo y con la participación de los afiliados a FECODE, un Proyecto Educativo Pedagógico Alternativo (PEPA).

 

En 1982 se propone en el Congreso de la Federación en la ciudad de Bucaramanga y se extiende por todo el país, orientado a empoderar a los maestros desde la pedagogía y organizar un movimiento social de largo aliento, para resistir las políticas de gobierno cuyo corte conductista y cientificista definía al maestro como un simple “administrador de currículo”.

 

En 1984 se organiza el Centro de Estudios e Investigaciones Docentes – CEID- a nivel nacional y regional, se edita el primer número de la Revista Educación y Cultura, se apoyan y dinamizan las Comisiones Pedagógicas por todos los lugares del país y se preparan las Asambleas Pedagógicas Departamentales que culminan en el I CONGRESO PEDAGÓGICO NACIONAL en 1987. Estos acontecimientos, apoyados por el activismo sindical y la dinámica misma del Movimiento Pedagógico como movimiento social articulado a los sectores más progresistas y democráticos del país, tuvieron mucho que ver con una nueva Constitución Nacional en 1991, y como consecuencia de ella, la Ley General de Educación en 1994.

 

Según Marco Raúl Mejía, el Movimiento Pedagógico surgió de la confluencia de cuatro procesos históricos así: 1) La reforma curricular que se pretendía imponer por parte del Ministerio de Educación Nacional. 2) El auge de los Movimientos Sociales que intentaban construir Proyectos Alternativos. 3) La emergencia histórica de unos sujetos de pedagogía que pugnaban contra los modelos en boga, y, 4) Con la emergencia de un actor social colectivo que da sentido a ese que hacer.

 

En el Congreso de Bucaramanga de1982, el maestro Abel Rodríguez C., presidente de la Federación, consideró en su informe que: “La práctica sindical de las organizaciones del magisterio no puede continuar reducida al trámite de quejas y reclamos y una agitación en la que sólo participan pequeños grupos de activistas. Se requiere, por consiguiente, trazar un conjunto de tareas y organizar una serie de actividades que sirvan para vincular y comprometer a la gran masa de educadores con los objetivos principales de su movimiento.

 

En esta dirección, la Federación y los sindicatos filiales deben promover y apoyar resueltamente el estudio e investigación de los problemas educativos, para lo cual se ha propuesto la creación de una escuela, centro o instituto adscrito al Comité Ejecutivo, que oriente y coordine este trabajo a nivel nacional y que se ponga a la cabeza de la estructuración de un MOVIMIENTO PEDAGÓGICO de contenido nacional y democrático, al servicio de la liberación del país y de la revolución social”.

 

Fundamentos y propósitos del Movimiento Pedagógico Colombiano

 

En la publicación del primer número de la Revista Educación y Cultura⁴, se hizo presentación del Movimiento Pedagógico en sociedad. En ella se leen los “Fundamentos y Propósitos del Movimiento pedagógico” que podemos resumir así:

 

• Aglutinar y elaborar las preocupaciones profesionales del magisterio y sus esfuerzos aislados: en esto consiste, en primera instancia, el movimiento pedagógico.

• El movimiento pedagógico va más allá de nuestro gremio: concierne y aspira a involucrar amplios sectores sociales.

• En este campo de fuerzas culturales, los educadores...podemos llegar a constituir una de las pocas fuerzas culturales relativamente independientes frente al poder del capital y del estado...es mucho lo que podemos y lo que debemos hacer en el campo de la cultura.

• Los educadores vamos a pensar colectivamente sobre lo que hacemos y sobre lo que queremos hacer.

• Corresponde al Movimiento pedagógico precisar y fundamentar -desde el punto de vista de los educadores y de los sectores populares interesados- sus propios criterios de calidad.

• De todas maneras, para las grandes mayorías, la educación no constituye en este momento ninguna garantía de acceso al empleo. Esto crea condiciones objetivas para replantear con fuerza la pregunta por el sentido político y cultural de la educación.

• A mediano plazo se trata de gestar Proyectos Pedagógicos Alternos que no nazcan de los escritorios ministeriales sino de la corrección crítica de nuestra propia práctica.

• FECODE reconoce el carácter amplio y de base que debe tener el Movimiento Pedagógico”. Se refieren al Movimiento Pedagógico como una estrategia política y cultural de los maestros colombianos para contribuir a la generación de una conciencia histórica de una nueva escuela para una nueva sociedad. Que busca arraigar en la sociedad, sobre todo en las clases populares para mejorar la calidad de la educación, el ejercicio de la autonomía y la educación democrática.

Las perspectivas del Movimiento Pedagógico son señaladas como promisorias, con eco en los maestros y en la intelectualidad, están orientadas a recuperar el prestigio intelectual del maestro y a crear una nueva generación de intelectuales orgánicos donde el estudio, la investigación y la reflexión estén vinculados con el quehacer político, la organización y la acción de masas. “De ahí que el Movimiento Pedagógico tenga una perspectiva nacional. Tiene propósitos amplios y democráticos; es una fuerza cultural, un movimiento empeñado en dar nuevos rumbos a la educación y la cultura”.